Lunes - Viernes 9.00 - 21.00

+34 916 96 07 54

Jardines 23, 28901 Getafe

CÓLICOS DEL LACTANTE

El cólico en el lactante se define como un llanto incontrolable, sin causa identificable, más frecuente a últimas horas de la tarde, y que suele aparecer en un lactante sano entre las dos semanas y los cuatro meses de edad. Suele acompañarse de rigidez, flexión de miembros inferiores sobre el abdomen y meteorismo.

CÓMO SE PRESENTA EL CÓLICO LACTANTE

Se considera que un lactante sufre de cólicos cuando presenta el siguiente cuadro:

  • 3 horas de llanto
  • Al día durante, al menos 3 días a la semana.
  • Durante 3 semanas (criterios diagnósticos de Wessell).

 

Puede aparecer entre el nacimiento y el tercer o cuarto mes de edad. Se sabe que son cólicos del lactante puesto que producen dolor abdominal acompañado de contracciones espasmódicas del intestino (*).

El bebé que padece cólico del lactante no suele tener término medio; o está normal, sonriente y alegre, o está llorando, con dolores agudos, flexionado sobre sí mismo, con el abdomen en tensión.

Cuanto más agudo sea el cólico más gritará, llorará y se tensará. Esta situación es frustrante para los padres puesto que la solución que les suelen dar en muchos casos es insuficiente y esperar a que los cólicos se pasen, se puede hacer interminable.

Se entiende que el cólico del lactante desaparece en el tercer o máximo cuarto mes de edad del bebé, pero nos siguen trayendo bebés de cuatro, cinco y seis meses con claros signos de cólico del lactante. Estos bebés, en la mayoría de los casos, llevan sufriendo dolores y espasmos desde poco después de nacer.

¿SE PUEDE TRATAR EL CÓLICO DEL LACTANTE?

Es muy importante normalizar este tipo de problemas. Hay bebés de doce, quince meses y niños de cuatro, cinco años que padecen de estreñimiento o que tienen cierta tendencia a que se les irrite el colon y esto provoca que tengan diarreas. Si se pueden tratar desde pequeños y aliviar el cólico del bebé, este problema se debe solucionar.

(*) Un pediatra suele aplicar los siguientes criterios diagnósticos, dividiéndolos en principales y secundarios:

PRICIPALES:

  1. Llanto paroxístico (más de 3 horas al día, más de 3 días a la semana)- Wessell.
  2. Comportamientos motores característicos: Piernas flexionadas sobre el abdomen, puños cerrados.
  3. Agitación. Niño molesto, inquieto, irritable.
  4. Llanto vespertino.

SECUNDARIOS:

  1. Lactante saludable (llanto inexplicable).
  2. Síntomas gastrointestinales: distensión y timpanismo abdominal, estreñimiento y regurgitaciones.
  3. Falta de respuesta a los estímulos tranquilizantes.
  4. Otras características: estrés de los padres, patrón sueño/ comida alterado.

Para el diagnóstico se debe cumplir al menos tres criterios principales y uno secundario.Fisioterapia Respiratoria

 

 

 

No Comments

Post a Comment