Lunes - Viernes 9.00 - 21.00

+34 916 96 07 54

Jardines 23, 28901 Getafe

DRENAJE LINFÁTICO MANUAL MÉTODO VODDER

El Drenaje Linfático Manual (DLM) es una técnica de masaje específico que poco o nada tiene que ver con el masaje convencional. Consiste en aplicar suaves maniobras que favorecen la captación y la reabsorción de líquidos y ciertas sustancias para ser evacuados a través del sistema linfático. El DLM se aplica generalmente con una presión muy suave, con maniobras que se adaptan a la consistencia del linfedema.

El tratamiento con DLM es una técnica que precisa especialización y un conocimiento profundo de la anatomía y de la fisiología de los sistemas linfático y venoso. Dicha formación es imprescindible para asegurarnos el óptimo resultado de los tratamientos.

CIRUGIA ESTÉTICA Y DLM:

Tras una operación de cirugía estética, conviene realizar Drenaje Linfático Manual a partir de las 24-48 horas siguientes, siempre bajo prescripción de su cirujano.

En estos casos, el DLM disminuye la inflamación postquirúrgica ayudando en los procesos de cicatrización y  contribuye  a una mejor organización de las fibras de la cicatriz;en el caso de cicatrices queloideas (engrosadas), el trabajo con DLM y la aplicación de otras técnicas ayudan a mejorar sensiblemente su aspecto.

APLICACIONES DEL DLM

El Drenaje Linfático Manual es el tratamiento recomendado para tratar los linfedemas primarios y secundarios. Además de aliviar el dolor, el DLM ayuda a reducir cierto tipo de edemas (inflamación) y  favorece los procesos de cicatrización y recuperación de los tejidos lesionados. Es muy eficaz en procesos postquirúrgicos para casos como las cirugías de mano o rodilla, las prótesis de caderas o las intervenciones de cirugía estética.Y además, se ha demostrado su utilidad en el tratamiento de los traumatismos (esguinces, roturas fibrilares, etc.), de las patologías vasculares como la insuficiencia venosa leve (piernas cansadas) y las úlceras venosas.

CIRUGIA ESTÉTICA Y DLM:

Tras una operación de cirugía estética, conviene realizar Drenaje Linfático Manual a partir de las 24-48 horas siguientes, siempre bajo prescripción de su cirujano. En estos casos, el DLM disminuye la inflamación postquirúrgica ayudando en los procesos de cicatrización y  contribuye  a una mejor organización de las fibras de la cicatriz; en el caso de cicatrices queloideas (engrosadas), el trabajo con DLM y la aplicación de otras técnicas ayudan a mejorar sensiblemente su aspecto.

DLM Y PATOLOGIA VENOSA:

Las maniobras de Drenaje Linfático Manual actúan conjuntamente sobre los sistemas linfático y venoso superficiales.

Por este motivo, un tratamiento combinado de drenaje linfático y prendas de compresión mejorar alivia la pesadez de las piernas (insuficiencia venosa leve).

En el caso de las ulceras venosas, el DLM favorece su cicatrización.

TRATAMIENTO DE LINFEDEMA

El tratamiento del linfedema es un proceso complejo que precisa de la intervención de fisioterapeutas especializados y requiere la utilización de varias terapias. Para el manejo adecuado de la patología, la Sociedad Internacional de Linfología (SLI) propone la Fisioterapia Descongestiva Compleja (FDC), una técnica que en su protocolo incluye, además del drenaje linfático manual, el cuidado de la piel, ejercicios específicos para el sistema linfático y materiales de compresión (vendajes y prendas). Con el tratamiento de DLM se consigue reducir el volumen de la zona afectada, se disminuyen las zonas de fibrosis (duras), se mejora la elasticidad de la piel, se reduce el número de infecciones como la celulitis y linfangitis, y se mejora la calidad de vida de los pacientes. El origen de un linfedema puede tener múltiples causas congénitas o provocadas por una enfermedad. En los casos de cáncer de mama, cáncer urogenital y melanoma, la aparición del linfedema es una de las secuelas más habituales provocadas por la cirugía y la radioterapia.